Gimnasia para mejorar la movilidad de las articulaciones de rodilla

El dolor en las articulaciones de las rodillas, lamentablemente, se ha convertido en un flagelo de nuestro tiempo: las personas que participan activamente en los deportes y llevan un estilo de vida inmóvil a menudo sufren de esta dolencia.

Probablemente, es difícil encontrar en nuestro tiempo a una persona que no hubiera conocido el dolor en sus rodillas. Artritis, artrosis, sobrepeso, ejercicio intenso, actividad física excesiva, estilo de vida sedentario, ecología desfavorable, malos hábitos, desnutrición: todo esto afecta nuestras articulaciones no de la mejor manera.

Mientras tanto, los médicos coinciden en que el ejercicio moderado y la gimnasia especial ayudan a mejorar la condición de las articulaciones de la rodilla.

Los ejercicios especiales para las rodillas ayudarán a restaurar su salud y movilidad.

La gimnasia se realiza a un ritmo lento. El número de repeticiones durante las primeras 2 semanas es de 4-5.

Con buena salud, este número se puede aumentar gradualmente a 10. Si no tiene la oportunidad de realizar todos los ejercicios, seleccione algunos de ellos.

Muchas personas, cuando hay dolor, colocan una almohada pequeña debajo de la rodilla, pero esto está mal. Además, no descanse, doblando la pierna en la rodilla, porque una estancia prolongada en esta posición causa una contractura de flexión, que difícilmente puede corregirse. Descansa en posición supina en la parte posterior, separando las piernas. Los músculos deben estar relajados.

Ejercicio 1
Tome la posición sentada en la cama, baje las piernas. Alternadamente flexiona y flexiona las piernas en las rodillas.

Ejercicio 2
Tome la posición sentada en la cama, baje las piernas. Con la ayuda de las manos, tire de la rodilla hacia el estómago y luego enderece la pierna. Repita con la otra pierna.

Ejercicio 3
Tome la posición sentada en la cama, baje las piernas. Estira tus piernas y estira tus pies hacia ti.

Ejercicio 4
Tome la posición sentada en el sofá, enderece la pierna derecha y baje la pierna izquierda hacia abajo.
Dobla media vuelta hacia la derecha, colocando las manos sobre la rodilla del pie derecho.
En la inspiración, haga tres inclinaciones de resorte, presionando ligeramente en la articulación de la rodilla. Luego repite con la otra pierna.

Ejercicio 5
Tome una posición sentada en la cama, las piernas se enderecen. Apoyarse en los brazos, tensar los músculos de los muslos y luego relajarlos. Durante el ejercicio, las fosas popliteas deben presionarse contra la superficie de la cama.

Ejercicio 6
Tome la posición acostada de espaldas, las manos se extienden a lo largo del tronco. Luego levántalos, retíralos y estírate, tirando de los pies hacia ti. Relájate y luego repite el ejercicio.

Ejercicio 7
Tome la posición acostada de espaldas, doble las rodillas. Enderece la pierna derecha, levantándola y luego bájela suavemente. Repita el ejercicio con la otra pierna.

Ejercicio 8
Toma la posición acostada boca arriba, las piernas se enderezan. Mueva una pierna hacia un lado, y luego regrese a la posición inicial. Repita con la otra pierna.

Ejercicio 9
Tome la posición acostada de espaldas, las manos se extienden a lo largo del tronco. Levanta las piernas hacia arriba y sigue los movimientos como lo harías al andar en bicicleta.

Ejercicio 10
Acepte la posición de pie, las manos apoyadas en el respaldo de la silla. Quita una pierna o la otra.

Ejercicio 11
Adopte la posición de pie de lado a la silla, con una mano apoyada contra su espalda. Realice barridos de pies hacia adelante y hacia atrás. Repita el ejercicio con la otra pierna.