Fibroma condromixoide: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Chondromixoid fibroid - un tumor benigno muy raro que forma cartílago. A menudo ocurre en la metáfisis y meta-diáfisis de los huesos tubulares largos, sin embargo, otros huesos del esqueleto pueden desarrollarse. El curso generalmente es favorable, sin embargo, es propenso a la recurrencia y en algunos casos puede volverse maligno. Se manifiesta aumentando gradualmente el dolor en el área de la lesión, en casos severos (especialmente en la infancia), puede haber una atrofia leve o moderada de los músculos de la extremidad afectada y restricción de movimientos en la articulación cercana. El tratamiento es quirúrgico, llevado a cabo de manera planificada. Se realiza una extirpación radical del tumor para prevenir la recaída y la degeneración maligna. El pronóstico es favorable. Las recaídas ocurren en 10-15% de los pacientes, generalmente en los primeros dos años después de la cirugía.

  • Síntomas del fibroma condromixoide
  • Diagnóstico y diagnóstico diferencial de fibroma condromico
  • Tratamiento del fibroma condromixoide
  • Fibromas condromixoides - tratamiento

  • Fibroma condromixoide


    traumatólogo u ortopedista durante un estudio de rayos X.

    Por lo general, se localiza en la zona metafisaria y metaepifisial de los huesos tubulares largos de las extremidades inferiores. El primer lugar en términos de prevalencia está ocupado por el fibroma condromixoide del extremo proximal de la tibia. A menudo se encuentra en huesos metatarsianos y hueso del talón. También es posible dañar las costillas, el húmero y los huesos de la pelvis, así como las vértebras, el esternón y los huesos del cráneo. El 25% del número total de casos ocurre en la derrota de huesos planos. El crecimiento más agresivo es un tumor en la columna vertebral.

    endocondrosis, condroblastoma benigno y un osteosarcoma condroblástico, por lo que se realiza una biopsia para el diagnóstico final. En el curso del diagnóstico diferencial, el condrosarcoma maligno altamente agresivo debe excluirse en primer lugar.

    Macroscópicamente, el tejido tumoral es una formación lobular de una consistencia densa de color gris cianótico o blanco grisáceo, bien delimitado de los tejidos sanos. En apariencia, puede parecerse a un cartílago hialino. Un examen microscópico revela una sustancia intercelular condroide o mixoide, dentro de la cual se encuentran células alargadas o estrelladas. Las áreas de tejido conectivo se encuentran principalmente en las capas intermedias entre los lóbulos. Pequeños buques también se encuentran allí. Junto con las fibras de colágeno, se detectan osteoides y células gigantes multinucleadas en el tejido tumoral.

    La estructura de los lóbulos dentro de un solo tumor puede variar significativamente. Se encuentra una variedad de fibroblastos, grandes y pequeños, algunas células tienen 2 o 3 núcleos. Las células se encuentran principalmente a lo largo de la periferia de los lóbulos. En cada tercer caso, las células del fibroma condromicoide benigno tienen una estructura atípica y se asemejan a las células de un condrosarcoma maligno. En el 10% de los casos, se encuentran focos de necrosis en la biopsia.

    Durante el estudio inmunohistoquímico, se detecta una reacción positiva con la proteína S-100. Las células localizadas en la periferia de los lóbulos muestran inmunorreactividad con CD34 y actina de músculo liso. Hay fibrillas citoplasmáticas y procesos celulares, hay una presencia de glucógeno. Junto con miofibroblastos y condrocitos típicos, se encuentran formas intermedias de células.

    El tratamiento del fibroma condromixoide



    El tratamiento es solo quirúrgico La operación se realiza de forma planificada en las condiciones del departamento de oncología. El método más eficaz de intervención quirúrgica, que proporciona un número mínimo de recaídas, es la resección marginal del área afectada seguida de la plasticidad del defecto con un autoinjerto o aloinjerto.

    En algunos casos, esta enfermedad produce legrado (una operación en la cual el tumor se raspa con una cureta, un instrumento quirúrgico que se parece a una cuchara). Sin embargo, este enfoque no es preferible, ya que tal intervención aumenta la probabilidad de que las células tumorales alteradas permanezcan en el área afectada, y el fibroma condromixoide finalmente se repetirá.

    Los datos sobre la probabilidad de la transformación de fibromas condromixoides en un tumor maligno son mixtos. Esto se debe a la rareza del tumor y al posible sobrediagnóstico (en los casos en que, según los resultados de un estudio microscópico, el tumor extirpado se considera un tumor maligno debido a la presencia de células similares). En general, el pronóstico para esta enfermedad se considera favorable.